Hemen zaude: Hasiera Aktualitatea Bloga

Genozidioa eta errekonozimendua. Hitz potoloak, ekintza meheak

Nekane Perez 2015/03/23
Tar-tar-tar predikatzen dute betiko politikari batzuek, politikagintza berritu behar dela diote eta birsorkuntza horretan dabiltza alderdi batzuk, PSN eta UPN tartean. Hitzak, besterik ez, hitz potoloak.
Ezker abertzaletzat jotzen dut nire burua, eta horrek nonbait baldintzatzen du politika egiteko nire gaitasuna, gurean ez omen dago politika berritzerik, gu denok hiltzaileak gara. Horrela, lasai ederrean bota digute orain dela gutxi. Gizateriaren aurkako krimenak eta genozidio-ekintzak leporatu zizkidaten, ETAri ez, ezker abertzalea osatzen garen guztioi, hitz potoloak hauek ere. Horretarako, nazioarteko deliturik larriena leporatzeko, politikari zahar-berri horiek ez dute epaiketarik behar izan. Motibazio politikoko indarkeriaren biktima guztiei elkartasuna ez zuten adierazi nahi, krimen batzuk ez dituzte ahaztu nahi, beste batzuk aitortu ere ez.

Ekainean, Parlamentuak Terrorismoaren Biktimak Gogoratzeko eta Omentzeko  artelan bat handitasunez jarri zuen omenezko toki batean. Hilabete batzuk beranduago, 15 aldiz gutxiago gastatuz, 1936ko kolpe militarraren ondorioz eraildako eta errepresioaren biktima izandako Nafarroako herritarrei errekonozimenduaz kokatu du plaka bat, hori bai: igotzeko eskaileretan, gonbidapen ofizialik gabe eta jendea edonola eskaileretan pilatuta.


Hauek ez dira hitzak, ekintzak baizik. 

Berri txarrak

Berri txarrak azkenaldian, hainbat alderdietako ordezkarien aldetik datozkigunak. Berdin da zein erpinetik begiratzen dugun… Berriak ez dira onak Euskal Herriarentzat. Ikusten ari baikara berriro ere Madrilera begira politika egiteko kultura nagusitzen ari dela. Hego Euskal Herriaren, EAEko zein Nafarroako gizartearen, herritarren, herri oso baten beharrei, etorkizunari bizkarra emanez.

Batzuen ‘gaixotasun’ hori ezagutzen genuen. Alegia, EAJk betidanik pairatu duen gaixotasuna ezagutzen genuen; hain zuzen ere, Madrilera begira aritzea edo eta Madrildik ezarritzako lege zein araudiak txintik gabe aplikatzea, belarriak jaitsi, eskuak poltsikora eraman eta txanpon batzuk aurreztearren, irizpide ekonomikoak lehenetsiz, herritarron eskubideak -urteetako langileriaren borrokaren bidez lorturikoak- murriztu, eta bide batez, hainbeste goraipatzen duten autogobernuan sostengatzen diren eskumenak bidean galduz.

Azken finean, ikusten dugu egunerokoan PSE-EEren eta PPren eredua bere osotasunean, baita politika egiteko kultura eredua ere partekatzen dutela, eta urteetan elkarri  traba gehiegi egin gabe oso eroso mugitu izan direla. Eta nahiz eta guzti horretaz, oso kontziente nintzen Legebiltzarrera sartu nintzanean, harritu ninduen zein bloke homogeneo eta zati ezin gisa jarduten duten egunerokoan. Nahiz eta paperetara begira “politika mediatiko” joko horretan oso ongi mugitzen ikasi duten, eta era artifizial batean beraien arteko distantzia irudikatzen saiatzen diren. Alor guztietan ikusteko aukera izan dugu aipaturiko jokamoldea: bakegintzan, erabakitze eskubidean, hezkuntzan, osasungintzan, ekonomian… Baita euskaran ere. Beraz,  guztiz normala eta arrunta da Urkulluk Euskal Bidea iraultzaile gisa hartu izana. Nahiz eta Euskal Bideak EAJk aldarrikatzen duen autogobernua duen abiapuntu, eta oso bide orri pragmatikoa izan.

Honaino, zoritxarrez dena betiko bidean, ohiko parametroetan. Baina gehiago kezkatu gaituzte eta harriduraz jaso ditugu, “ustez” apurtzailea eta  politika egiteko bestelako eredu bat omen duen alderdi batetik, alegia, Podemosetik iritsi zaizkigun albisteak. Badirudi, hauek ere, Madrilera begirako betiko politika zaharkitu bezain atzerakoian oinarritzen ari direla beraien jarduna. Euskal Herriko gure gizartearen herritarren beharrak, erabakitze eskubidea alboratuz, bizkarra emanez. Behetik gorako, herritarren ahalduntzean, euskal gizartean hartutako erabakietan zentratu beharrean, gure gizartean ditugun erronkei erantzun beharreko estrategiak definitu eta garatu beharrean, berriro ere Euskal Herriaren txarrerako Madrilen lehentasuna ezarriz. Zaharrak berri. Akordioak euskal herritarrokin bilatu beharrean, bestelako kultura politiko bat ezartzea amesten dugun herritarrokin eta alderdiokin –gabeziak gabezi-  baina bide horretan determinazioz saiatzen ari garenokin, adostasunen bidea erdietsi beharrean, “casta” deritzoten alderdien joku berean erortzen ari dira poliki-poliki. Salbuespenak salbuespen.

Eta salbuespen hori zorionez Nafarroan egon badago. Baina tira, EH Bilduko kideok jarraituko dugu temati, nekaezin gure bidean, akatsetatik ikasiz, gure bide propioa eraikitzen, Euskal Herriak eta bertan bizi garen pertsona guztion eskubide guzti guztiak (sozialak, laboralak, zibilak…) errespetatuak, defendatuak eta bermatuak izan daitezen.

CAN: cuando el “iluminismo” desbancó a la prudencia

Xabi Lasa 2015/03/16
Estos días de trabajo en el Parlamento, al hilo de la Comisión de Investigación sobre la CAN, están sirviendo para conocer un poco más la gestión que padeció la entidad en sus últimos años. Quienes nos hemos tomado el trabajo en serio, a la par que vamos abundando en el conocimiento de hechos y datos, observamos que debajo de las actuaciones y, más allá de las circunstancias del contexto global, existía una mentalidad de fondo extraordinariamente ambiciosa con la que funcionaban los gestores responsables y, evidentemente, los mandatarios políticos que les nombraron. Un ansia de crecer por encima de cualquier frontera, sin conciencia de los límites de una entidad que, aunque sólida y capaz, no reunía cualidades para convertirse de la noche a la mañana en un banco internacional de primera línea, tal como la megalomanía de sus gestores pretendía. En esa clave, en los delirios de grandeza de un grupo iluminado, descansa la razón última que dio al traste con la CAN en la primera década de este siglo.

 Para corroborar esta tesis viene como anillo al dedo rememorar la rueda de prensa que el director general de Caja Navarra dictó en febrero de 2007 en Madrid -¡maldita hemeroteca!-. En ella presentó sus objetivos de expansión para los siguientes ejercicios. Auguraba que en 2010 la CAN llegaría a tener “una plantilla de 2.500 empleados, de los que el 15% serán de otra nacionalidad”, que “llegará a tener 510 oficinas” y “ubicará grandes centros en cada una de las 50 capitales de provincia españolas”. En contraste, por aquel entonces el número de trabajadores de la entidad era de 1692 y las oficinas abiertas en funcionamiento 319. No operaba fuera del Estado. Los números sorprenden por su exageración ya que estaba hablando de casi 200 nuevas sedes y 800 empleados más en tres años. Para poder financiar todo aquello pretendía “doblar el balance de la CAN incrementando los beneficios a un ritmo del 10% anual”. Impresiona lo ilusorio de los argumentos ofrecidos en aquellos momentos para justificar tal crecimiento dado que la actividad financiera de la Caja, más allá de números hinchados, respondía a una realidad muy inferior a la necesaria para tales pretensiones.

 

En realidad, lo que el Sr. Goñi estaba vendiendo era una transformación por la cual la CAN iba a dejar de ser una entidad mediana y segura para convertirse en un banco de proyección mundial depredador de finanzas. A ese iluminado sueño se entregó, no sin antes recibir respaldo y acompañamiento por parte del gobierno de UPN y las élites políticas y económicas forales, presas de la misma patología megalómana. Así, en camarilla y dirigidos por un carismático profeta, dieron un salto al vacío que acabó, como todos sabemos, dilapidando la Caja y, con ella, casi cien años de historia de trabajo modesto y serio. Analizado con un mínimo de rigor, y viendo la situación de la CAN en aquel momento, nadie con un mínimo de sentido común podía avalar tal riesgo. El nuevo proyecto abandonaba definitivamente la senda de la prudencia y se entregaba sin pudor a las tesis del neoliberalismo más temerario; muy de moda, por cierto, en aquel tiempo de burbujas.

 

Como las cuentas procedentes de la actividad propia de la empresa no cuadraban se buscaron otros caminos más o menos recurrentes para financiar los altos costos del nuevo plan: prejubilaciones numerosas, venta de participadas, venta de inmuebles que acto seguido se alquilaban… Y lo que parecía una jugada estrella: la modificación sustancial de la filosofía de la Obra Social para implantar el conocido “tú eliges, tú decides”. Se trataba de convertir dicha Obra Social en una estrategia de mercado –impulsada por una campaña publicitaria descomunal- con el objetivo de ganar clientes. La propuesta era que quienes depositaban sus ahorros y gestionaban sus finanzas en la CAN podrían obtener un “beneficio” por ello dedicándolo a proyectos de su interés que el propio cliente elegía, sin importar demasiado la finalidad “social” que pudiera acompañar a los proyectos subvencionados.

 

No terminan aquí los despropósitos, podríamos seguir citando más actuaciones temerarias. Algunas son conocidas y otras irán apareciendo cuando el estricto veto a la información que se ejerce desde las instituciones implicadas –muchas de ellas cómplices por acción o por consentimiento- desaparezca y la sociedad navarra y su Parlamento puedan conocer y cuantificar todos los datos concernientes a la gestión de la CAN. No cabe duda de que tarde o temprano lo que ahora nos esconden verá la luz, es cuestión de tiempo.

 

Pero lo más trágico de todo esto no es, por grave que parezca, la desaparición de la CAN, sino la implantación de esa misma filosofía a muchos otros ámbitos de la vida social y política. Lo que, por ejemplo, está ocurriendo estos días con el Club Atlético Osasuna es consecuencia de la aplicación del mismo principio al ámbito del deporte, con la intención de convertir un club de fútbol modesto y trabajador en devorador de títulos al más alto nivel. Otra catástrofe. Y, cómo no, también se han hundido en el fango del fracaso las descomunales infraestructuras promovidas por los sucesivos gobiernos de UPN y la mayor parte de su gestión, que nos deja como legado una Navarra arruinada y endeudada. En resumen, una filosofía iluminista que ha embriagado las élites político-económicas y ha llevado Navarra a la ruina. Una filosofía que esperemos termine pronto y deje paso a un nuevo modo de gestión capaz de analizar la realidad con seriedad y actuar para mejorarla con efectividad y prudencia.

  

Xabi Lasa Gorraiz.

Coordinador de Aralar Nafarroa y parlamentario de EHBildu

(Publicado en Naiz,info el 15 de marzo de 2015)

Gaurko bilera, aldarte berriaren mugarri bilaka dadila!

Gaur, lehendabizikoz, Lehendakaria preso politikoen senideekin bildu da. Zoritxarrez, ohiko kontu bat izan behar dena salbuespeneko berri bilakatu da. Baina poztekoa eta positiboa da; eta urrats positiboak ematen direnean aitortu eta baloratu beharra dago.

Hobe berandu, inoiz baino, eta ea gaurko bilera elkarlanaren hasiera bilakatzen den… Aurrera pausoen eta berri honen aurrerapena izan dadila. Izan ere, gizarte honek badu beharra.  Preso politikoen auziari ere ezinbestean aurre egin behar zaiolako, bakea eraikitzeko. Eta, zentzu horretan, elkarrizketari eta akordio politikoari bidea ireki behar zaie, hori baita bide bakarra konponbidea lortzeko. Pertsona orori dagozkion eskubideak berreskuratzen hasiaz, premiaz, eta preso politiko guztien askatasuna helmuga izanda.

No todo vale, Urkullu

Lo único que está consiguiendo Urkullu, en su papel de expresidente del EBB, obviando que es el Lehendakari, y sin entrar a valorar el peligroso juego del PNV a la hora de justificar todo lo injustificable, utilizando el escudo ya inexistente de ETA ante la sociedad, es menospreciar, banalizar los derechos humanos; y toda esa labor que se tiene que realizar por todas las partes, pero más desde las responsabilidades políticas e institucionales, que es el de la pacificación y la convivencia democrática.

Hacía ya bastante que había entrado en el laberinto sin salida del Estado y los partidos estatalistas, continuamente mirando al retrovisor, no para aprender de los errores del pasado, sino  para justificar esos acuerdos injustificables, de la política corrupta y sucia de los “leyes no escritas” que poco tienen que ver con el conflicto armado vivido desgraciadamente durante muchos años y que lo único que nos han dejado ha sido sufrimiento y más sufrimiento en todas las partes y sectores, que todavía aún  perdura, sobre todo en una de las partes gracias a acuerdos de los que ha sido parte el PNV. Sirva como ejemplo la dispersión. Por lo que lecciones las justas. No creo que nadie esté en situación de dar lecciones y menos de derechos humanos a la izquierda abertzale.

Gracias a los últimos acontecimientos vividos en Kutxabank, cada vez entendemos mejor esa obsesión de algunos para no avanzar en la construcción de la paz y anclarse en el pasado. Parece ser que esa cortina llamada ETA les sirve, les vale o les justifica para practicar el robo a mano armada, expoliar la sociedad vasca y enriquecerse.

No todo vale, señor Urkullu. No es hora de esconderse, ni de justificar ni de dar lecciones. Es hora de trabajar, de ponerse el buzo como Lehendakari, para trabajar a favor de todas las personas que conformamos la sociedad vasca. Trabajar para garantizar todos los derechos a todas las personas, también a las y los presos políticos vascos. Y como no, para hacer política con mayúsculas, pensando en las personas, sobre todo en las más necesitadas y en la clase trabajadora y no en los negocios.

Abertzaletasuna ez da “sabinismoa”

Xabi Lasa 2015/01/28
Pasa den urtarrilaren 26an Sabino Aranaren 150. urteurrena ospatu da. Aitortu behar da ukaezina dela ikurrinaren asmatzaileak izan duen eragina XX. mendeko abertzaletasun politikoaren osaketan eta garapenean, beraz, logikoa da omenaldi eta oroipen ekitaldi anitz burutzea mugaegun horretan. Baina seinalatu behar da, halaber, ospakizun horietako askotan euskal abertzaletasunaren gaineko ikuspegi partzialak nagusitu direla eta sakontasun handirik gabe berehala jo dela partea baizik ez dena absolutu bezala tratatzera. Horrela gertatu da, nire ustez, “Sabin Etxean” eta beste foroetan entzun diren hainbat diskurtsoetan; Sabino Arana abertzaletasun modernoaren sortzailea izan dela erratera iritsi delarik. Beraz, begirune osoz, baina modu kritikoan, nire desadostasuna agertu nahi dut.

 Lehenik erran behar da pentsamendu abertzalean ez dagoela sortzezko batasun eta abiapuntu bakarrik, ez sabinianorik ez bestelakorik. EAJko fundatzaileak, beraz, ez du agortzen abertzaletasun modernoaren iturria; aldiz, zuzena da bera baino lehenagoko beste pentsalari batzuk bidea urratzen hasi zirela seinalatzea. Horrela, Arana Jaunak aldarrikatutako abertzaletasun erromantiko, kontserbadore eta konfesionalaren aurrean (Jaungoikoa eta Lege Zaharra) tradizio errepublikazalezko aurrekari arraso inportante batzuk izan genituen euskaldunok; hain ezaguna ez den baina testigantza guztiz eredugarria utzi zigun Agosti Xaho zuberotarra, errate baterako. Xaho, sozialista eta errepublikazalea izanik, Euskal Herriaren independentzia proposatu zuen Espainiak eta Frantziak haren gainean ezartzen zuten zapalketa politikotik askatzeko. Historiak ez du sobera ongi tratatu Xahoren pentsamendua eta ia ezezaguna izaten jarraitzen du Hegoaldeko euskaldunen artean ere, besteak beste diskurtso boteretsuenak bere nagusitasuna inposatzen baitu euskal abertzaletasunaren teorizazioan ere. Baina konbentzituak gaude gaur egungo abertzaletasun eredu berria biziki aberastuko litzatekeela Xahoren proposamenetara gehiago hurbilduko balitz.

Baina ez da Xaho aipa daitekeen adibide bakarra. Nafarrok Serafin Olave, I. Errepublikako diputatu nafarra proposa genezake errepublikazale federalistaren adibide gisa. Honek Nafarroa (Nafarroa Behera barne), euskal probintziak eta Errioxa bilduko lukeen federazio bat proposatu eta Nafar estatua aldarrikatu zuen. Jarrai genezake baina dagoeneko aski da exenpluetan sobera ez luzatzeko.

Dena den aurreko guztia ongi dago ezagupen kultural gisa baina, horretaz landa, agerian utzi nahi nuke abertzaletasunaren ikuspegi aldebakarreko horrek eragin murriztaile bat izan duela ondorengo politikagintzan, gaur egunean bizitzen ari garenean alegia. Izan ere hainbat kasutan zaila egiten baita abertzaletasunaren barrenetik ikuspegi nafarrak edo iparraldekoak –batzuentzat periferikoak diren horiek- defendatzea bizkaitarrismoaren aurrean. Horra hor “Euskadi” terminoaren erabilerari buruzko gorabeherak, Nafarroako bandera Euskal Herri osoko ikur gisa erabiltzearen inguruko zalantzak, etab. Dudarik gabe zentralismo desegoki horren muinean kultura abertzalea bere aniztasunean ez ezagutzea eta sabinismoaren gehiegizko eragina daude. Beraz, koka ditzagun gauzak bere tokian eta sinets dezagun etorkizunari begira abertzaletasunaren teorizazioa ezkerretik, errepublikazaletasunetik eta orain arte periferiatzat hartua izan den esparru geografiko horietatik aberastu behar dugula topiko historikoetatik haratago.

Hiztegi berezi bat behar dut, PSNko hizkuntza-euskara

Nekane Perez 2014/12/16
Gabonak gertu ditugu, bederen horrela ematen du nola dauden merkataritza guneak ikusita. Txikiak eskolan zirenean Olentzerori gutuna idazterakoan hiztegia eskatzea ohikoa zen; orain etxean handitu zaizkit semeak eta inoiz baino beharra handiagoa dut hiztegi berezi bat ekar diezadan. Kontua da ez dakidala ezta zein den ulertzen ez dudan hizkuntza hori, PSNkoaz ari naiz, Nafarroan anitz erabiltzen duten arren Madrilgoek ere menperatzen dute, ez dakit nik ez ote duten hor sortu eta hemengoek ikasi.
Larunbatean Madrildik etorri zen Pedro Sanchez Nafarroako sozialistei zoriontzera, bere harrotasuna adieraztera, nafarren interes orokorrari lehentasuna emateagatik harro omen dago eta. Lan bikainaz mintzatu zen eta bukatu zuen erranez PSNk aldaketa ekarriko duela Nafarroara.
Hori horrela, buruan mila galdera igerian ditut:  Zein izan da nafarren interes orokorra?, Barzinatoa babestea? ; Zer da lan bikaina? Eta zein da ekarri nahi duten aldaketa, nondik???  Egiatan ez dakit Olentzerok aurkituko duen horrelako hiztegirik, zaila du topatzea zein den iruzurraz hitz egiteko interes orokorra erraten duen hizkuntzak; zeinek jotzen duen bikaintzat oinarrizko errenta murriztea. Zertaz ari diren aldaketa aipatzen dutenean eta nondik ekarri nahi omen duten ere misterio handia da; akaso Madrildik ekarri nahi izanen dute, beraien neo-hizkuntza bezala. 
Bitartean milaka pertsona ari ginen kaleetan aldaketa sozialaren alde, Nafarroan denon artean erabaki behar dugun aldaketaren alde.
Olentzerok ekartzen badit hiztegia oparituko diet maiatzean aldaketa zer den uler dezaten.

Solidaridad internacionalista con Donbass

Igor Lopez de Munain Ganuza 2014/11/27
Existe un viejo proverbio asiático que dice “El sabio señala la luna y el necio mira el dedo”. Semejante inicio no pretende ser más que una manera de llamar la atención del docto lector o lectora intentando que llegue a interesarse en el tema que pretendemos socializar, Ucrania…

Litros de tinta se han utilizado a la hora de desinformar que ha sucedido y sucede en el este de lo que veníamos llamando Ucrania. Esperemos que menos tinta sea necesaria utilizar para responder a lo que viene siendo una llamada de socorro, un grito de auxilio, un toque a los y las internacionalistas que no aceptamos que los nazis vuelvan a ocupar Europa, en definitiva un grito socialista e internacionalista.
Internacionalistas vascos han dado un valiente paso adelante para informarnos de qué está sucediendo en esta Europa que nos engulle y que nos desideologiza, que nos enfrenta y que nos compara unos frente a otros, en definitiva, que nos deshumaniza. Son aquellos que superaron su miedo a acudir a un conflicto que muchos tildan de multipolar, en el que para algunos nada está claro, en el que nadie es bueno ni malo sino todo lo contrario, un conflicto en el que los muertos son muertos de la incertidumbre y de la no-ideología; un conflicto sobre el que nadie nos envía solicitudes de Change.org , un conflicto silenciado y amortizado por los mismos medios que no tardamos en criticar, un conflicto que podría pasar en llamarse olvidado si no fuese por la presencia de internacionalistas vascos que nos han regalado sus vivencias, miedos e ilusiones.
Ese dedo del que hablaba el filósofo anuncia un peligro, el fascismo, ese que no fue vencido por las fuerzas de EEUU y sus socios, sino por la URSS, una deuda que sigue pendiente, deuda que no deberíamos desoír, deuda legítima que tiene la clase trabajadora con los miles de voluntarios que dieron su vida por una Europa socialista.
Nadie puede decir que aquellos que hoy luchan por la libertad del Donbass tengan menos derecho sobre su tierra que un vasco o un catalán que defiende su derecho de autodeterminación, nadie debe negarles ese derecho, nadie puede obligarles a vivir bajo el yugo del fascismo, por lo menos no debemos permitirlo.
Cuidado con aquellas personas que miran el dedo que señala mientras familias enteras mueren en el Donbass asesinadas por un gobierno fascista, un gobierno golpista, un gobierno genocida, un gobierno financiado por los mismos que dan golpes de estado en Venezuela o en Cuba; que no nos engañen, no miremos el dedo, alcemos nuestros ojos a la luna, esa luna que algunos militantes internacionalistas vascos se han molestado en mostrarnos poniendo sus propias vidas en peligro, no miremos el dedo, miremos la luna que hoy brilla con una estrella roja que nos recuerda y marca el camino de la solidaridad y el socialismo.

Rescate encubierto a Osasuna

Xabi Lasa 2014/11/27
Cuando en el año 1990 la Ley del Deporte creó la figura de la Sociedad Anónima Deportiva para, entre otras cosas, poner orden en lo que ya entonces se veía como una peligrosa acumulación de deuda en el sector, Osasuna pudo eludir la obligación de convertirse en una de ellas gracias al balance positivo de sus cuentas en los cuatro ejercicios anteriores. Por aquel entonces el club navarro era ejemplo de buena gestión en lo deportivo y en lo económico; una previsión seria y acorde a sus posibilidades, con un gasto presupuestado en función de los ingresos y sin fichas exageradas, le hacía merecedor de buen nombre y prestigio. Tenía además la buena costumbre de pagar sus deudas, lo que decía mucho a su favor. Era el modesto David del fútbol capaz incluso de derribar esporádicamente a gigantes como Madrid y Barça con la deportividad como única arma.

Dos décadas y media más tarde, fruto de la ambición y la mala gestión de algunos, la situación es radicalmente distinta. El club acumula una deuda que supera ampliamente su patrimonio, impaga servicios a varias empresas y debe millones a la hacienda pública. En lo deportivo tampoco atraviesa sus mejores momentos, aunque no sea lo más importante. Osasuna es hoy un barco a la deriva que, ante su inminente hundimiento, pide el rescate. El problema es que, siguiendo el mal ejemplo de lo ocurrido en el Estado con las entidades bancarias, no se conforma con una redención humilde y progresiva, previa presentación de responsabilidades y asunción de medidas correctoras. Vamos, como debería ser. Por el contrario, solicita el perdón de la deuda con trato “diferenciado” e intentando hacer ver que cumple con sus obligaciones a pesar de no hacerlo y sin presentar cuentas ni detalles de su gestión ante el Parlamento para depurar posibles responsabilidades.

A la concreción de esa impostura se le ha denominado “proposición de ley foral para la reestructuración de la deuda del Club Atlético Osasuna con la Comunidad Foral de Navarra”, que será debatida en fechas próximas en el Parlamento. Como era de esperar el Cuerpo Foral de Rescatadores con dinero público (léase UPN-PSN-PP) se ha subido inmediatamente a las zodiac y ha puesto rumbo a la zona del naufragio con el botiquín lleno de billetes.

La propuesta de marras plantea la extinción de la deuda tributaria de Osasuna con la Hacienda Foral -53 millones de euros- a cambio de la entrega por parte del club de sus bienes patrimoniales (el campo del Sadar, los terrenos e instalaciones deportivas de Tajonar y dos pisos). Así planteado sería una “dación en pago”, es decir, patrimonio por deuda, lo que podría parecer aceptable. El problema es que esa “dación” de patrimonio se condiciona a una cesión gratuita al propio club del uso del estadio del Sadar por treinta años y a un arrendamiento por el mismo período de las instalaciones de Tajonar a cambio de 75.000 euros anuales mientras Osasuna esté en segunda y de 150.000 euros si sube a primera. Además el Gobierno de Navarra otorgaría un aval al club por 4 millones para financiar su actividad futura. Como se puede observar se trata en realidad de una condonación de la deuda disfrazada de “dación en pago”. Pretender que creamos lo contrario es considerar que los navarros tenemos inteligencia de ovino, y va a ser que no.

Ante este planteamiento lo primero que hay que decir es que para ayudar a Osasuna no hace falta una ley especial. Cuando una empresa atraviesa malos momentos y comete impagos a Hacienda hay fórmulas legales para acomodar el pago a ritmos más asequibles. Pero claro, eso exige que se tomen medidas correctoras para enmendar los errores cometidos y la firma de compromisos serios. En el caso de Osasuna, además de una cuantía periódica estable, se debería exigir también una tutela fiscalizadora de obligado cumplimiento llevada a cabo por técnicos de la hacienda navarra, lo cual no se contempla en la proposición más allá de una función de inspección. Pero, sobre todo, Osasuna debe rendir cuentas ante el Parlamento y ante la sociedad entera por la mala gestión realizada en los últimos años, mostrando facturas y firmas, y respondiendo a las preguntas pertinentes sobre contratos, compromisos, condiciones de los fichajes, viajes, etc. Un necesario ejercicio de transparencia exigible a todo aquel que suplica la benevolencia de la sociedad cuando ha incumplido sus deberes con ella.

Lo otro son salidas en falso. Aceptar ese planteamiento sin más supone acabar definitivamente con el Osasuna modélico de antaño, aquél que nos enorgullecía no sólo por sus éxitos deportivos, sino sobre todo por su sencillez y dignidad. Votar a favor de esa propuesta supone aceptar la mala gestión como norma de conducta y animar a quien venga a seguir cometiendo los mismos errores. Supone además evitar la transparencia, eludir la petición de responsabilidades y premiar la ineficiencia y el abuso como valores del club. Y, por si fuera poco, supone también una tremenda injusticia en unos momentos de crisis donde todos y todas hemos de ser tratados por igual, sin pretender que haya unos más iguales que otros.

                Además, y como trasfondo de todo esto, no se nos puede olvidar que la Comisión Europea está investigando desde hace un año a Osasuna y otros clubes del Estado que no son Sociedades Anónimas Deportivas, nada menos que por recibir posibles ventajas fiscales y trato de favor por parte de las instituciones públicas. En estas circunstancias, aprobar la proposición de ley presentada, tal como pretenden los partidos firmantes y algunos próceres del fútbol foral, se escapa a todo criterio de justicia y razón, pero resulta además una temeridad.

Sobre el derecho a decidir

Xabi Lasa 2014/10/08
El pasado 2 de octubre tuve la suerte de participar con compañeras y compañeros de otros partidos de Nafarroa en una interesante mesa redonda sobre “el derecho a decidir”. Estuvimos seis formaciones: Sortu, Geroa Bai, EA, Aralar, I-E y Podemos ya que otras tres (UPN, PP y PSN) declinaron participar (peor para ellos). El auditorio estuvo lleno y el debate, a pesar de la dificultad de gestionar tantas intervenciones, fue ágil y muy bien centrado en el tema.

Ya que uno se tomó su trabajo de preparar la intervención la resumo en sus puntos fundamentales. Creo que toca cuestiones que darán para debatir en los tiempos venideros.

 Derecho a decidir… ¿Qué es?

Entronca con la tradición democrática más pura. Una democracia es más perfecta en tanto en cuanto es capaz de ejercerse más directamente por el mayor número de ciudadanos de los que se compone la sociedad. Comprende el derecho de los pueblos a decidir libremente sus formas de gobierno, perseguir su desarrollo económico, social y cultural y estructurarse libremente, sin injerencias externas y de acuerdo con el principio de igualdad.

Está reconocido en la Carta de las Naciones Unidas, en Pactos Internacionales sobre Derechos Humanos, Pactos de Derechos Civiles Políticos y Económicos, Sociales y Culturales, y resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas com (1514 (XV), 1541 (XV) ó 2625 (XXV).

¿Es Legal?

La legalidad es el marco jurídico que comprende las leyes desarrolladas en un Estado. En Europa tenemos otros marcos como el del Reino Unido que ha reconocido el derecho de Escocia a decidir libremente sobre su status político. Canadá lo reconoce a en el caso de Quebec y más tras la sentencia de la Corte Suprema Canadiense de 1998 y la aprobación de la Ley de Claridad de 2000.

La legalidad (legal) se somete al marco jurídico de un Estado, la “legitimidad” no, es siempre de carácter universal. El derecho a decir es un principio que se sustenta en la justicia universal. En ese sentido podemos afirmar que es más legítimo defenderlo, aunque no sea más legal, y que una legalidad que no lo defiende es menos legítima que la que sí lo hace. Un Estado (y un gobernante) que defiende el derecho a decidir goza de una concepción de la democracia más completa y más perfecta que el que no lo hace.

            James Cameron:

I am a passionate believer in our United Kingdom. But I am also a democrat.

 El sujeto de derecho

Para España el ámbito de decisión es todo el territorio del Estado. Rajoy no reconoce que el pueblo catalán tenga ese derecho, tampoco Navarra, ni la CAV; somos territorios autonómicos pero no somos “pueblo”, menos aún “nación”. La concepción nación = Estado, a parte de trasnochada, niega la historia y la cultura de los pueblos. Denota una idea estática de la estructura política y una idea de dominio sobre las nacionalidades a partir de la construcción por la fuerza de los “Estados modernos” a partir del s. XVI.

Frente a esta concepción superada proponemos vincular el derecho a decidir a los pueblos.

 Derecho a decidir y economía

El “derecho a decidir” no es más que la capacidad de tomar postura sobre alguna cuestión que afecte a una sociedad en concreto, como puede ser su estructura, modelo de Estado y las relaciones de un pueblo con los demás. Pero también se debería usar (como en Suiza) para deliberar sobre cuestiones económicas y de otra índole.

Existe un profunda vinculación entre modelo de estructura política y modelo económico. Como hemos visto en la campaña escocesa, los grandes bancos y los oligarcas europeos optan por mantener la actual estructura de Estados en Europa, sin duda porque su tejido de presión política se ha estructurado para condicionarlos tal y como son actualmente.

Una nueva Europa, donde los pueblos sustituyeran a los Estados como células primeras en su configuración, tendría mucho más fácil profundizar en su capacidad de establecer políticas sociales justas, en la solidaridad con otros pueblos del mundo, en la mejora de las pensiones, la educación y sanidad universales…

Una nueva estructura europea nos libraría del anquilosamiento de los Estados y de su ahogamiento por los poderes económicos, diseñados para controlarlos políticamente.